Nuestro aquelarre

14 de julio de 2010

¿Una cita qué... ?

By Irene


-¿En qué grado vas?-La pregunte a Sofía, parecía muy agradable.




-En primer semestre ¿y tú?



Si, esa era la respuesta menos creíble, a mi edad y en ese curso, pero ya estaba harta de explicaciones.



-En segundo; tal vez tomemos alguna clase juntas-respondí sin más.



-Mmm... No lo creo yo solo voy avanzada en literatura, voy en el quinto semestre en esa.



Ya podía ver en su entrecejo, las dudas de que estuviese ella hablando con una deficiente, yo.



-No, yo no voy adelantada en esa clase, pero mi novio y mi mejor amigo llevan ese curso con el profesor Camargo.



-¿En serio? es el mismo que me da a mí.



-Bueno, entonces por ahí los veras, son Edward y Jasper… bueno, ya debo irme Sofía, nos vemos luego.



-Sí, mucho gusto.



No sé muy bien pero cuando nos separamos ella tenía una expresión rara, como si algo de lo que la había dicho tuviera un significado interesante, pero quizás solo fuese muy reservada.



Pase la siguiente hora de clase, sin prestar mucha atención, estaba aun cansada por mis días de convalecencia, y sin querer y saber porque, pensé en la chica a la que había conocido en manos del idiota y pervertido de Marcos.


Era muy bonita, tenía el cabello largo y liso, oscuro, pero con un brillo digno de portada de revista, sus ojos eran muy grandes, y también oscuros, con unas facciones finas, era más delgada y más pequeña de estatura que yo, pero no mucho, sus curvas eran tenues y a la vez exquisitas, en verdad cualquier chico de este maldito instituto estaría detrás de ella, y no me chocaba que el mal nacido de Marcos la hubiese atacado, de seguro la chica era inteligente y sensata, como para darle una negativa, a sus seguras peticiones deshonestas.



Después de las primeras clases, me encontré con Jasper, que estaba al otro lado del pasillo, y sin poder remediarlo se me ilumino la cara y una sonrisa estúpida cruzo mi rostro.



En cierto modo, los necesitaba conmigo, tanto Edward como mi amigo, eran muy necesarios para mi organismo, con ellos me podía sujetar a la tierra sin necesidad de equilibrio, ellos ya me lo proporcionaban.



Jasper llego corriendo al verme, y abrió sus brazos, casi sentí miedo del impacto cuando estuvimos ya cerca, pero me cogió de la cintura y me abrazo con fuerza, dándome una pequeña vuelta en el aire, parecíamos una pareja de esas películas antiguas que hacen payasadas por el enamoramiento, y solo pude reírme en respuesta.



-Pero que ganas tenia de verte princesa, llevo toda la mañana pensando en ti, los espere a ti y a Edward en la entrada, pero no llegaron, casi me decido a ir a tu casa por si te habías puesto peor. Y como siempre Ed. no me cogió el teléfono, pero bueno, ya estás aquí y eso es lo importante, y por lo que veo muy bien, estas guapísima-me dijo todavía sosteniéndome entre sus brazos, y no me sentía para nada incomoda.
-Bueno es que discutimos algunas cosas en el coche y por eso llegamos unos minutos tarde-le dije queriendo quitar hierro al asunto, pero el frunció el ceño



-¿Discutiendo?, ¿sobre qué? Si se puede saber claro.



-Pues mira no, es mejor que te lo cuente el mismo, que por cierto ya estará esperándonos en la cafetería, y luego dice que soy una tardona.



-Antes de ir, tengo algo para ti-dijo metiendo su mano en la cartera.



-No se te habrá ocurrido gastarte ni un centavo en nada que sea para mi, ya sabes que a mí me gusta más dar y regalar, que recibir y no tengo dinero para darte ni los buenos días, Jasper.



-Pues resulta que lo que tengo no me costó ni un centavo, como dices, así que no seas tan incorregible, conmigo en tu vida, deberás acostumbrarte a los regalos, aun que ya te digo que este es solo una tontería y gratuito, además de tenerlo que devolver-y se empezó a reír sonoramente.



-Bueno me regalaras cosas, primero si te dejo, y segundo hasta que tu futura novia te ponga los puntos sobre las íes, por andar de compritas con otra-y esta vez la que se río fui yo.



-Toma-me dijo entregándome un libro-y no te preocupes que no entra en mis planes tener novia, así que nadie excepto tu me pondrá “los puntos sobre las íes”-pero su cara ahora era más seria.



Era el libro que había estado buscando y se veía perfectamente que provenía de la biblioteca del centro, ¿Cómo lo había conseguido? Según Edward ya los habían retirado todos y faltaban como tres días hasta que los devolvieran, Jasper era maravilloso, perfecto.



Le agradecí con un beso y otro abrazo, que no pude reprimir por el entusiasmo, e inmediatamente le estruje el brazo para irlo arrastrando para la cafetería.
Por el camino le di las gracias como unas treinta veces y él me dijo que le debía una muy gorda, y que no se me olvidara que me la iba a cobrar. Nuestras conversaciones siempre eran tan relajadas y espontáneas, con el me sentía como yo misma, me sentía tan bien, que el tiempo se paraba por completo y antes de darme cuenta estábamos a la puerta de nuestro almuerzo.



Edward ya había cogido la mesa de todos los días, en verdad nadie excepto nosotros se sentaba ahí, mis chicos eran lo suficiente amenazadores a la vista, como para que algún pazguato de esos se atreviera a meterse con ellos. Y no decir de las chicas, yo no era para nada agresiva, pero si podía sacar las uñas bien largas si alguna se acercaba a ellos, bueno a él, mi novio. Tantas veces los metía a los dos en las frases que ya inconscientemente los trataba como por igual.



-Ya era hora, si llego a saber que tardas tanto, hubiese ido a por ti a la clase. Aunque parece que eso fue lo que se le ocurrió a Jazz, ¿no?-decía Edward entrecerrando los ojos al eludido.



-Mira, no empecemos, si no quieres que me vaya y los deje aquí solos a los dos, porque yo no soy motivo de enfrentamiento, ¿entendido?-y cogí la mano de Edward, presionándola y haciéndole un gesto para que le pidiera perdón a su amigo de toda la vida.



-Está bien, lo siento, mi comportamiento ayer fue imperdonable, tenía que haber reaccionado de otra manera, pero es que tienen que ponerse en mi lugar…



-¡Basta!, no empieces ya- dije con el tono un poco más alto.



-¿Qué es eso?-pregunto Edward al ver el libro en mi mano.



-Pues mira, Orgullo y Prejuicio, resulta que Jasper lo encontró.



-Ya veo, ¿Dónde?-pregunto otra vez con cara de pocos amigos.



-Resulta que aquella chica que esta al fondo, la de la camisa azul turquesa. La encontré en la biblioteca, se lo pedí amablemente y ella me lo dejo, tuve suerte supongo.



Los tres posamos la vista en la chica que Jasper nos indicaba, y cuál fue mi sorpresa, al ver que se refería a la misma chica que había ayudado en la mañana, el mundo definitivamente era un pañuelo, y al parecer uno muy pequeño. Edward soltó un bufido, como si la revelación de Jasper fuese la peor noticia del mundo.



-Vaya, pues yo conozco a esa chica- dije ahora volviendo mi cara hacia ellos.



-¿A, si?- respondieron al unísono, pero cada uno con una expresión diferente, Jasper solo mostró sorpresa, en cambio Edward parecía que le hubiese insultado, estaba que echaba humo.



-Sí, esta mañana Marcos se intento sobrepasar con ella, y gracias que estuve cerca para ayudarla a deshacerse de él, no tiene pinta de ser muy desvalida, la verdad, pero es que la tenía muy bien cogida del cuello.



-¡¿del cuello?!-decía mi novio, con los ojos fuera de las orbitas.



-Bueno no te asustes que al final no fue nada, solo se fue el agresor con una entrepierna algo inflamada-y comencé a reírme sonoramente, provocando que parte de la cafetería volviera a mirarme.



Que poco me importaban las miradas ajenas, creo que cuando era bebe, perdí entre las cobijas, la poca vergüenza que mis supuestos padres me hubieran donado, porque a mi edad, ya no sentía ruborizarme por casi nada. Malditos antecesores, valientes mal nacidos, dejar abandonada a una indefensa niñita de meses.



Pero mis pensamientos no eran para nada buenos, y no dejaría que echaran raíces ahí, así que solo sacudí la cabeza y me dedique a ojear mi reciente prestado libro.



Jasper me insinúo llevarme a casa, si es que Edward tenía de nuevo que pasar por el taller, y posiciono una de sus manos en mi rodilla, cuando hizo ese ofrecimiento.



Inmediatamente, Edward pareció volver a la realidad, que hacía unos minutos parecía absorto en otro planeta, y amarrándome de la cintura, me atrajo hacia él, haciendo caer como piedra la mano de Jazz, y el abrazo fue más fuerte y apremiante, de lo que la situación requería.



-No hará falta, ya la llevo yo, además esta noche tenemos que ir a un sitio muy especial, ¿verdad Irene?- me decía guiñándome un ojo.



Titubee



-Pues cariño, perdona pero no se a que te refieres. Por favor refréscame la memoria.



-¿No te acuerdas que tenemos que ir a ver la sesión de cine al aire libre, que ponen en la colina del Stadow?, llevas hablando de ella, por lo menos un mes.



-A si es verdad, pero ya estamos a día diez, oh vaya como pasan los días. Si pero ya te dije que iríamos los tres, Jasper también vendrá, ¿no es cierto Jazz?



Este iba a decir que sí, pero Edward no lo dejo casi ni hablar, alegando que era un momento para estar solos y que ya habría tiempo de estar los tres, que seguro que Jasper lo entendería. Pero yo no, a mi me gustaba ir con los dos, es más, de ellos al que más le gustaba la sesión que iban a poner era a Jasper, y solo la emitirían esta noche. Creo que incluso le apetecía y gustaba más que a mí. Era un especial de la vida de los Beatles, donde pondrían escenas inéditas, canciones nunca oídas, y todo lo relacionado con aquel grupo maravilloso, y tanto Jasper como yo, éramos fans incondicionales, así que no dejaría que se quedara en casa, por nada del mundo.



Pero algo paso, yo empecé a decirle a Edward que seriamos tres definitivamente, y Jasper le grito una que otra vez, alegando que si yo estaba de acuerdo con su presencia, que problema había. Hasta que sin esperarlo, Edward, me aproximo más a él, y estampo sus labios en mi boca incrédula, a la que le costó hacerse con el ritmo de sus movimientos. No lo entendía, ¿Qué clase de reacción era esta?



Después de unos minutos largos y para mi gusto algo violentos, aunque muy placenteros he de decir, se separo de mí, propinándome pequeños besitos por las comisuras de mi boca y las mejillas.



Jasper tenía la cara compungida, y el solo mirarle me entristecía, seguro se sentía algo violento, al vernos tan cariñosos, no me gustaba hacerle de menos, y Edward había traspasado la línea este vez. ¿Pero como enfadarme? Era algo irracional, enfadarme con mi novio por besarme ¿no?



Y para terminar con el arranque de locura de Edward, termino diciendo:



-Está bien, amigo, iremos juntos, pero con una condición, que vengas acompañado por una chica, será una cita doble. Y no se hable más.



Y tanto Jasper como yo, nos quedamos helados.



......................................................................................................................



Ups lo siento pero ando fuera y estuve a punto de no poder publicar, asi que me tarde un poco, espero no le moleste a mi hermanita, este capi es de ella y que va, que le quedo perfecto, me encanto lo de la cita, que se ponga medio celosilla y todo, ella es un genio. Bueno ya saben donde encontrarla ¿no? esperado o irene comendador, ambos son sitios bellisimos. Recuerden votar en mis encuestas.



Un beso

3 comentarios:

...*D!ana: dijo...

.~Genial linda irene te quedo el capi e interesante propuesta; ahora con quien ira???; que incognita, me deja mucha intriga. Bueno chicas va super la historia, cuidense y besillos...

Att:...*D!ana.

irene dijo...

si si , ¿con quien ira?
jajajajajja
nos esta quedando genial mi Isabella, y espero el siguiente capi con devocion, ajajajajajaj
un beso mi vida y gracias Diana, eres un sol
nos vemos
os quiero siempre Irene

Ariusk dijo...

Argggggg Si definitivamente este Ed que ustedes me pintan no me cae bien es NADAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA el sabe q a Jas le gusta Ireneeeee hasta ella se siente mas comoda con el. y el miu condenado todavia viendo eso y sabiendo que le gusta Sofia porque de que le gusta le gustaaaaaa hace eso orgulloso, egoistaaaaaaaa pero... ame el capi ajajaja!!! Irene nena te a quedado muy bien como siempre un placer leerla a ambas les mando muchos besos linda cuidense!!

P.D mi Is el capi proximo en venir es el tuyo y se que estas mal mi colega querida si q esperare con ansias tu regreso te mando un millon de besos dede la lejania!!