Nuestro aquelarre

21 de julio de 2010

Riesgos


By: Isabella

Basta Sofía, me dije a mi misma, intentado calmarme, ellos no te ven, no, no lo hacen.



Ja, pero una cosa es que quisiera engañarme a mí misma de forma superficial y otra muy distinta que estuviera ciega, y lo segundo para nada. Podia notar, perfectamente, como de la nada, los tres fijaron su mirada en mí por un par de minutos, Jasper primero, luego Irene y al final Edward. También me di cuenta de cómo los dos primeros antes nombrados me dejaron de ver para platicar entre ellos mientras que el tercero, Edward Cullen, no me despegaba la vista de encima ni por un momento.


Y me miraba enfurruñado, con bilis, como si yo fuera la causante de algún desastre natural o algo por el estilo.


Yo despegué mis ojos de los suyos, con un poco de esfuerzo y me volví hacia el cotilleo de mi mesa, esperando que pronto el dejara de observarme de esa manera e inclinando un poco mi cabeza para taparle la vista de mi rostro. En algún punto supongo que él tuvo que dejar de mirarme pero no me molesté siquiera en asegurarme, el ya no era tan relevante para mi, al menos no ahora que tenia novia.


El principio de ese día escolar había sido interesante porque comenzaba a notar la facilidad con la que me amoldaba a la escuela, aunque, claro está, no podia expresarme del todo como yo quería, porque sobresaldría aun más de lo que ya lo hacía y eso no era una buena idea.


Además, estaba el hecho de que me arrepentí muy rápido de haberle contado a Ada que conocía de cierta forma a Edward y Jasper porque ahora se la pasaba todo el tiempo formulándome preguntas sobre ellos, ya que al parecer causaban una gran expectación en todas las chicas del colegio.


Yo no hice más que dar sis, y nos, esperando que rápido terminara eso y todas dejaran el asunto por la paz, al fin y al cabo yo no le veía la grandeza al asunto.


Salí caminando de la cafetería con rapidez, esperando llegar a mi clase lo más pronto probable, y con mi suerte no fue asi. Una mano firme, suave, me rosó el hombro delicadamente, intentando llamar mi atención.


Volteé y detrás de mi estaba Jasper.


—Hola—atine a saludar—pensé que no nos veríamos pronto.


El comenzó a caminar a mi lado, como si quisiera acompañarme a mi clase.


—Nos veremos diario—me corrigió tranquilamente—en la clase de literatura.


—Bueno, si, —divagué un poco—pero tú sabes, me refiero a no en un pasillo, o asi, la escuela es un poco grande asi que es una gran casualidad.


—Si—me respondió sonriendo—aunque no es casualidad este encuentro.


— ¿A no?—le cuestioné confundida sin detenerme.


—No—confirmó—en realidad, yo vine a pedirte… bueno, verás tú…


Como que no se animaba mucho el chico, esperaba que no anduviera detrás de cumbres borrascosas porque ese si no se lo soltaba sin importarme para qué o quién era. Estaba bien que Irene necesitara el otro libro, ya suponía yo que se debió llevar un mal sabor de boca cuando Edward fue por él a la librería y regresó con las manos vacías pero un libro, un favor, era suficiente por el momento ¿no?


— ¿Te sirvió el libro?—le cuestioné haciendo hincapié en ese hecho, pensando que asi vería la indirecta.


—Disculpa las molestias—se me adelantó.


—No hubo problema en eso porque…


—Ah, sí, que bueno—volvió a atajarme—claro, muchísimas gracias pero… no es eso lo que te quiero pedir.


— ¿Entonces qué es?


Estaba impacientándome, no quería llegar tarde a la clase por nada asi que más le valía a Jasper apurarse a pedirme lo que fuera que necesitara. Odio llegar tarde, es de mala educación.


—Pues hoy mismo van a presentar una película al aire libre, en la colina del Stadow ¿la conoces?—me cuestionó pasándose la mano por sus rubios cabellos.


—Sí, obvio—contesté—pero aun no entiendo…


—Es que yo… yo lo pensé y me gustaría que fuéramos juntos—soltó.


— ¿Juntos?—la palabra se me atascó en la garganta y la saqué con dificultad—dices los dos… ¿Cómo en una cita?—lo interrogué deteniéndome en el edificio que me tocaba, frente a él.


—Sí, aunque si tú no quieres…


—No—interrumpí—está bien, suena divertido.


—De acuerdo. Sera una cita, una cita doble. Irene y Edward y tú y yo—nos separó por parejas.


¿Dijo lo que yo escuche? ¿Una cita doble con Edward?


— ¿Dices que es hoy?—asintió, y me sentí feliz por encontrar tan rápido de dónde cogerme—, ay Jasper, no creo que pueda ser hoy, tengo que ir con mis padres a una cena, hoy cumplen años de casados mis tíos y pues la verdad, me es imposible zafarme del compromiso, ya lo había olvidado ¿hoy es diez no? Si, y es justo hoy, por la noche—concluí, esperando que se lo tragara.


Por unos segundos que me parecieron eternos me miro fijamente, como con incredulidad.


— ¿En serio?—me preguntó sin la menor nota de sarcasmo en su voz—que lastima, ya será otro día y otra cosa, porque esa presentación era solo hoy.


—Sí, que lastima—concordé.


—Bueno, ya tengo que ir a mi clase.


—Yo también, nos vemos después, en literatura—me despedí con un simple gesto de mano y camine hacia mi salón, algo retrasada para mi molestia.


El día estaba resultando muy excitante y a la vez extraño. Apenas estaba superando todo el asunto Edward-libro-beso-novia-sueño y ahora, Jasper parecía estar interesado en mi, algo que no esperaba en lo mínimo.


Y si, era un tipo agradable, y hubiera salido con el sin pensarlo, pero no, no cuando se involucraba a Edward e Irene juntos, con nosotros de esa forma. Asi que lo evite, gracias a Dios, y salí bien librada de esa.


Mi última hora fue literatura, y la sentía venir a mí como un balde de agua helada, después del día de la librería no había vuelto a encontrarme a Edward y la verdad creo que asi estaba mejor.


Ya era el tercer día que iba y no podría darle la vuelta mucho al asunto, una hora al día, cinco días a la semana, tres semanas al mes, durante cuatro meses al menos tendría que verlo e inclusive colaborar con él si el maestro lo pedía.


Iba pensando en todo esto cuando una vez más, en ese día fui interrumpida.


— ¿Sofía?—me llamó una voz aterciopelada.


— ¿Sí?—me volví para ver a Edward parado inmóvil, perfecto, tal como lo recordaba.


— ¿Eres amiga de Irene?—me interpeló sin más, con los ojos fríos poniéndose frente a mí de tal forma que no me permitía seguir caminando.


—No—rebatí—ella solo me ayudo, eso es todo—fui cortante.


— ¿Piensas ir a la cita de esta noche?


—No, para nada pero…


—Que bien, es lo mejor—consintió con alivio—todo será más fácil asi, sin complicaciones; bueno, excepto por ti.


Lo mire con fijeza por un tiempo, sorprendida por la crudeza de sus palabras.


— ¿Si? ¿En serio te preocupa tanto que vaya a la dichosa cita doble?


—Claro, porque entonces serias una…


— ¿Una qué?—estaba molesta—complicación ¿verdad? Ya lo dijiste, y la razón por la que lo soy es porque no te convendría mucho en realidad que Irene, tu adorada novia se enterara de que él otro día cuando ella no estaba cerca para verte tú…


—Basta Sofía—me calló impaciente.


Eso me irritó a sobremanera, él sabía que yo tenía toda la razón, por eso me callaba de tal forma. Y era un estúpido, yo aceptaba que me pasé un poco con lo de "adorada novia" pero eso no le daba el derecho de hablarme de tal manera y mucho menos de llamarme una "complicación", ja, complicación su abuela. Pero yo no me iba a quedar calladita, para nada, el solo había logrado abrirme más la bocota.


—Eso, es eso—casi se lo grité—pero no te preocupes, la verdad, no tengo la mínima intención de hablar con ella, y mucho menos de ti.


— ¿En serio?—dijo dubitativo—pensé que…


—No, no pienses, ya te lo dije, no hablare con ella, y lo voy a cumplir.


—Ok, de acuerdo, entonces…


— ¿Entonces qué?-farfullé.


— Pues podemos…


Estaba muy cerca de mí y su aliento comenzaba a aturdirme pero no podia, no yo no podia dejarme llevar de nuevo por él, no esta vez, no ahora.


— ¿Estás loco? —inquirí tomando distancia—Irene es tu novia y… sabes que, maldición, voy a ir a la cita doble.


— ¿Estás tú loca?—me volteó la pregunta—si vas ella…


—No diré nada—repetí una vez más—pero puedo hacer lo que quiera conmigo y pienso ir, Jasper es muy amable y…


Me detuve, el en verdad comenzaba a asustarme. Jasper llego de la nada.


—Hola, Ed, Sofí—nos saludó a ambos—creo que el maestro está a punto de llegar.


—No importa—comenté despreocupada por el asunto—al fin yo solo le decía a Edward que al final mis tíos cancelaron su cena asi que estoy libre.


Los ojos de Edward se me clavaron como dos misiles, en los míos, dispuestos a disparar si era necesario.


— ¿Sí?—contestó Jasper animado—eso es perfecto ¿paso por ti a las 7?


—Sí ¿te doy mi…


—Yo sé donde vive—intervino Edward—después te digo Jazz ¿nos vemos en el cine?


Preguntó para asegurarse, tal vez con la esperanza de que me echara para atrás pero no lo haría, para nada. Si le dije que lo haría lo haría y ya veríamos quien saldría mejor librado del asunto, yo, una chica inocente hasta cierto punto que no sabe si decir lo que sabe o él, el novio infiel, mandón y que no sabe controlar sus impulsos.


Si, ahora estaba molesta con Edward, tanto que mi ira se estaba concentrando en él de una forma peligrosa, y me disgustaba que fuera tan malo como para aun después de cómo me hablo sugiriera que aun podia existir algo entre nosotros, estaba loco, loco si creía que algo pasaría y loco si pensaba que yo era una barbie Malibú estúpida que haría lo que él me pidiera solo por su apariencia.


Tal vez Irene lo hacía, si, de seguro porque los rumores ya estaban corriendo en la prepa y ella no parecía inmutarse pero yo, a diferencia de ella no me dejaba de nadie y mucho menos ahora me dejaría de Edward Cullen.
........................................................................................................................


En este capi fui algo malita con mi Edward, espero me disculpen y les guste, se lo dedico a mi Irene porque ella siempre me da el ánimo de no rendirme jamás, pase lo que pase y a todas ustedes que comentan y se leen esto ¡gracias por su apoyo! nosotros lo agradecemos infinitamente.


Aprovecho para darles las gracias, además por sus votos en mis encuestas, he visto que a algunos no les ha gustado la nueva historia ¿me dicen por que? gracias, una vez mas de antemano.


Y recuerden que pueden comentar en esperado.


Un beso.

5 comentarios:

irene dijo...

Hola mi vida, que bien nos esta quedando la historia ¿verdad?
Un beso mi niña y ya sabes que te quiero mil
Irene

*...D.A.P`S...* dijo...

..Jaja sexys les va muy bien la histo, isa te quedo fabuloso el capi; solo que hay un problemilla... me dejastes picada ¬¬...
Bueno espero q la linda Irene me alivie mi curiosidad.
Cuidense y Besillos...

Att:...*D!ana.

Pos:deseosa por q llegue el otro miercoles. =D

Caro♥R dijo...

Hola isabella :D
te quedo genial el cap! me encanta la actitud de sofia :)
Edward -.- Jasper (L) jajaaj!
me encanta como va la historia!
ahora me e quedado picada a ver que pasa en esa cita...
mmm... espero el prox cap ansiosa!
Besos

Teles dijo...

Isabella e Irene, qué equipo!! oh my God!! Me gusta mucho la historia, el carácter de Sophia, que la invite a salir Jasper y los guiños, ains mi Ada...Está exquisitamente escrito, y me ha involucrado tanto que me quedado con ganas!!
Mil besos
T.

Mela ni a dijo...

Me encantaaaaa :)
Bella mía, un saludo para ti.
Estoy trabajando en mi página de fanfics, cuando quieras dale una vista. Dejaré mi boton para que puedan afiliarme
Un beso enorme :)