Nuestro aquelarre

8 de julio de 2010

Alguien.... ocupa tu corazón y no soy yo



Argumento



Paso lo que yo tanto me temía desde hace tiempo, para ser más precisos desde el día en que nos revelamos nuestros sentimientos del uno hacia el otro. Ese día el me dijo lo mucho que me quería, pero me advirtió también, que tenía un pasado, y que en él había amado con el corazón y el alma a alguien más…





Todo empezó a caer lentamente una tarde. Estaba con Edward en la sala de mi casa, como cualquier otro día de la semana. Esta vez veíamos Vampire Diaries, una serie que no era de su agrado porque no era exacta con respecto a los de su especie.


Hoy era un buen capitulo ya que en el Elena veía regresar a Katherine a la mente de Stefan, y se plasmaba perfectamente bien su dolor. Nunca entenderé porque pueden dudar entre ellas dos, si, a mi parecer; Elena es mucho mejor y físicamente están al mismo nivel.


Lo más raro del asunto era que Edward se mantenía callado cuando comúnmente diría algo como "ya, que se decida, no es tan difícil".


-¿Qué te pasa?


Le pregunte, recargada en su pecho.


-nada-negó con rapidez-es solo que pobre chico, quiero decir, debe ser duro para el tener que elegir entre su amor actual y los recuerdos del pasado.


En su voz se percibía cierta comprensión con Stefan, lo cual me alarmo porque Edward no era asi.


-¿lo dices por nosotros verdad?-objete molesta-por Tanya.


Suspiro. Yo amaba a Edward, lo amaba con todo mi corazón pero cada vez que Tanya salía a la conversación sentía que una parte de mi lo odiaba. Yo intentaba comprenderlo, porque ella, fue antes de mi la mujer de la que él estuvo enamorado y sabia cuanto le dolía el pensar que después de todo lo que vivieron juntos ella no lo eligió. Creo que en parte por eso el se niega rotundamente a convertirme, teme que la historia se repita.


-Bella-pronuncio mi nombre pesaroso-no digas eso corazón, tu sabes lo mucho que me importas.


Concluyo la frase mientras besaba mi cabello y yo también suspire esperando que Edward no me estuviera mintiendo.


Y nos quedamos asi, en silencio hasta que Charlie llego. Cuando oí el motor de su patrulla retire mi cabeza del pecho de Edward y me acomode a su lado, mientras lo tomaba de la mano. Su mano estaba fría como siempre y me dio un suave apretón.


-hola chicos-nos saludo Charlie al entrar-¿se divierten?


-sí, Charlie, pero ya debo irme.


Dijo Edward como siempre. El sabía que existía algo asi como un toque de queda en mi casa. Charlie asintió, gustoso al ver que ya se iba. No lo malinterpreten no es grosero, solo que es un padre como cualquier otro en el fondo. Me pare detrás de él para acompañarlo a la puerta.


Entonces vi a mi novio directamente, intentando adivinar cómo es que había conseguido algo como eso. Era guapísimo, con esos ojos suyos dorados, su cuerpo de mármol perfecto, sus cabellos cobrizos… me traía loca.


-¿nos vemos arriba?-me pregunto con una sonrisa en el rostro.


Estoy segura de que mi faz se ilumino al escuchar estas palabras. Ya llevábamos casi seis meses saliendo pero para mí cada día era como el primero. Solo asentí mientras cerraba la puerta.


Me quede un par de minutos en la sala con Charlie, fingiendo que veía Vampire Diaries y cuando termino subí a mi cuarto con una avidez tremenda. Abrí la puerta, y ahí estaba, como siempre, esperándome solo a mí.


-buenas noches señorita Swan-me saludo de forma cordial.


-buenas noches señor Cullen-le seguí la corriente-¿puedo saber que hace en mi cuarto?


-bueno-dijo mientras se paraba de mi cama-la esperaba a usted.


-¿puedo saber para qué?-le pregunte con sarcasmo-estas no son horas de que una joven decente reciba invitados masculinos en su habitación.


-lo sé señorita, pero estaba pensando en usted-dijo mientras ceñía mi cintura con sus brazos-creí que si venia podríamos pasar un rato juntos.


-¿haciendo que precisamente?


Le cuestione con una sonrisa traviesa en los labios.


-algo como esto…


Tomo mi cabeza entre sus manos y me beso con delicadeza. Mi cuerpo de forma inconsciente se pego un poco al suyo. Yo pase mis manos por su cabello contenta, deseosa de tener más de él.


Nos separamos con algo de brusquedad. Mi corazón estaba latiendo tan alto que lo sentía martillando detrás de mis oídos.


-vaya-masculle de forma entrecortada-esta vez a estado mejor que antes.


-lo sé.


Admitió alejándose de mí un par de pasos. Fui al baño a ponerme el piyama y cuando salí el ya me esperaba recostado en la cama. Levanto las sabanas de mi orilla y me metí en ellas, quedando a su lado.


Apago la luz y quedamos a obscuras sin nada más que la luna iluminándonos.


-¿sabes que pase lo que pase siempre te amare no es asi?-me pregunto mientras me abrazaba.


-sí, lo sé.


Acepte y se puso encima de mí. Me beso con menos delicadeza, con los labios fríos pegándose a los míos llenos de necesidad. Entrelacé mis manos en su cuello intentando profundizar el beso. Y mientras me besaba una sola cosa rondaba mi mente:


"yo no podría vivir sin él"


Esa noche tuve una pesadilla muy mala, la peor de todas. Soñé que Edward quería cortar conmigo y que cuando yo, hecha pedazos, le preguntaba porque él solo me decía:


"Tanya regreso"


Caí de la cama. Lo busque a mi lado al volver a acostarme pero ya no estaba. Mire mi reloj y vi que eran las seis asi que decidí levantarme.


"solo fue una pesadilla"-me decía a mi misma-"Tanya no va a regresar nunca".


Y eso lo sabia pero me atemorizaba el hecho de que si ella algún día lo quisiera hacer las cosas entre Edward y yo sé derrumbarían.


Me prepare y fui a la escuela dudosa, intranquila. Reconocí el coche de Rosalie y estacione mi pick up al lado, esperando encontrarme con Alice para disipar mis dudas. Baje, y tal como lo suponía ahí estaba ella, de la mano de Jasper.


-Jasper-pronuncie su nombre amablemente, a unos pasos de el-¿te molestaría si hablo a solas con Alice por unos segundos?


-está bien-respondió dándole un beso a Alice en la frente mientras se soltaban de las manos-nos vemos adentro.


Y se fue.


-Alice…


-¿si Bella?


Contesto sonriente.


-¿sabes si Tanya planea venir a Forks?


Aventure.


-¿Por qué me preguntas eso?-reacciono al instante.


-es que, no se… -dude-no me hagas caso Alice, es que soy algo paranoica.


-ok, nos vemos después-susurro viendo detrás de mi.


Voltee y vi a Edward estacionando el volvo. Bajo y se dirigió hacia mí. Caminamos juntos hasta la clase de Cálculo, en silencio. Básicamente asi pasó todo ese día. Dijo que tenía que cazar y no fue a mi casa ese día.


Bien, no quería ser paranoica pero mi cabecita comenzaba a dar vueltas y no me estaba agradando nada la distancia que comenzaba a crearse entre nosotros. Esa noche casi no pude dormir, cavilando sobre el extraño comportamiento de Edward.


El siguiente día no quiso quedarse en mi casa.


-hoy no Bella-se limito a decir.


Y me beso la frente.


Ese fin de semana me evito de forma total, no recibí una llamada, un mensaje… ¡NADA DE ÉL!


Y conforme pasaba el tiempo se entretejían más telarañas en mi mente, más sospechas profusas, más pesadillas.


El lunes llego, y cuando baje de la pick up él no estaba en la escuela. Pregunte a todos pero nadie sabía nada. Reconocí, a la salida el BMW de Rosalie y me apresure hacia él, deseosa de obtener respuestas.


Pronto llegaron ella y Emmet. En cuanto me vio formo una mueca molesta y su esposo, al contrario de ella sonrió.


-¡Bella!-dijo alzándome en brazos-¡qué bien que hayas venido a hablar con nosotros!


-ni tú crees eso Emmet-replico Rosalie con gesto superior-ella solo quiere sacarnos información sobre Edward.


Emmet me miro de forma acusadora. Me sentí mal, verdaderamente mal por un momento pero mi preocupación por Edward lo superaba todo.


-no sé nada de eso pequeña-contesto a las preguntas que le lanzaban mis ojos conforme me bajaba al piso-lo siento.


-pero…


-ya te lo ha dicho-me callo Rosalie-deja de molestar.


Y me dio la espalda como diciendo "siempre seré mejor que tu". No respondí porque no tenía replica, me limite a asentir y caminar rápidamente hacia mi pick up. Cuando llegue a mi casa una sorpresa me esperaba: Edward Cullen.


Estaba ahí, parado frente a mi casa. Estacione y baje de la camioneta para dirigirme hacia él.


-¿Por qué no fuiste a la escuela?


Estaba serena.


-no pude cazar y estaba muy hambriento, pero ya lo he resuelto-me sonrió, pero con una sonrisa seca, vacía.


-que bien.


Algo me decía que todo iba mal.


-¿entramos?


Me pregunto y lo seguí.


Ya dentro de mi casa, lo vi directamente a los ojos y no hizo falta más. Yo sabía lo que sucedía ahí, ese ya no era mi Edward, era el de ella. Y estaba tan distante, tan cerca y tan lejos.


Me acerque y lo bese. No voy a decir que él me repelió pero el beso no era un beso de verdad. Nuestros labios se rozaron de forma acompasada. Cuando nos separamos me quedo en la boca un sabor amargo, como si ese beso fuera el ultimo.


-Edward-comencé a decir-lo sé, quiero decir, nadie me lo ha dicho pero yo lo percibo. Estas tan distante, tan cambiado…


Tenía tantas ideas en mi mente luchando por salir a la superficie que no sabía ni cual elegir.


-Bella, yo…


Y reconocí su voz seductora, llamándome a hacerme mensa.


-no-lo calle poniendo un dedo sobre sus labios antes de rendirme ante él-no Edward. Una parte de mi lo sabe, sabe lo que sucede y me está clamando que me aleje de ti-su rostro se descompuso al oír la desesperación de mi voz al hablar-pero la otra, la más grande te ama tanto que no es capaz de separarse de ti, que se está engañando a sí misma y por eso…


Se me corto la voz y sentí la primera lagrima venir. Pero en esos momentos necesitaba ser fuerte.


-por eso necesito que me lo digas-continúe entrecortadamente-Edward ¿me amas?


Sentí como si tuviera mi corazón en la mano al inquirir esto.


-sabes que siempre te amare.


Susurro con una sonrisa tranquilizadora.


Bien, eso no servía. Forme un mohín.


-¿me amas más que a ella?...-reformule la pregunta-No quiero que mientas, yo sé que hay alguien más… y que ese alguien es ella Edward, y se cuanto la amaste, y que aunque tu digas que si, sé que no la has olvidado asi que respóndeme ¡por favor!


Suspiro largamente. Clave mis ojos en los suyos esperando una respuesta que ya conocía. Pero necesitaba escucharlo de su boca, de su voz, si no seguiría en aquel engaño al que no le veía final.


-No sé como paso Bella-explico-todo fue muy rápido y cuando me di cuenta ya era demasiado tarde…


-¿desde cuándo?-me sorprendió lo razonable que se escuchaba mi voz-¿desde cuándo la estás viendo?


-desde un par de días-acepto-ella me contacto.


-bien, es todo lo que necesitaba saber-dije volviéndome-terminamos, aunque creo que eso ya lo has deducido ¿no?


Objete fríamente.


-escúchame tu a mi Bella-dijo detrás de mi-sé que soy el hombre más maldito sobre la tierra pero ¡perdóname Bella! No podría vivir sabiendo que me odias, no podría vivir sabiendo que no quieres volver a saber más de mí.


Sentí que me caía. El techo y el piso me daban vueltas.


Él lo noto ipso facto y me atrapo antes de que tocara el suelo, envolviéndome en sus brazos. Lo mire con los ojos empañados de lágrimas, algo estúpido porque sabía que el pronto se iría pero no podía contenerme. Y me corazón estaba roto, hecho pedazos. El aun no se iba y ya podía sentir ese vacío en mi, ese vacío que sabía nada ni nadie podría llenar jamás.


-soy un estúpido.


Se disculpo besándome el cabello.


-lo eres-repetí levantando la vista hacia su rostro-¿sabes que nadie te podrá amar tanto como yo no es asi? ¿Qué lo más probable es que ella te abandone tal y como las últimas tres veces?


-lo sé Isabella, lo es todo pero no puedo quedarme contigo, haciéndonos infelices a los dos solo por no querer arriesgarme.


-¿asi la amas?-le cuestione-¿la amas tanto como para estar dispuesto a que por cuarta ocasión te destrocen el corazón?


-si…


Su respuesta me rompió el poco corazón que me quedaba sano.


-prométeme que no me olvidaras-le pedí, aferrándome por última vez a su cuerpo.


-lo prometo.


Dijo depositando un beso en mi frente; se fue y yo me quede ahí, parada, con los ojos llorosos observando cómo se iba.


........................................................................................................................................


Este, como algunos ya saben, fue para el contest de Michelle (felicidades hermanita por el 3 lugar) y bueno, la verdad no supe ni como quedo ni nada, pero me dejo cosas super, como conocer a mi Arii, que es un sol, y recibir buenos coments de como escribo asi que fue cool participar en el.


Algunos, de todos modos aun no lo conocen por lo que lo subo, por si les interesa... y les prometo que ya dejare los OS por un tiempo, y me pondre a escribir los capis de lazos, que ya algunos me estan pidiendo con ansías, asi que no se desesperen... Y el cumple de Irene es mañana, ¡eh!


Un beso.

3 comentarios:

sandocan en bicicleta dijo...

Muy bueno! y con esto termino de comprender lo que es un oneshot que me explicaba Irene en su blog.
Y es que no soy de escribir relatos, sino mas bien relfexiones y pensamientos.

Un saludo enorme desde la lejania.

irene dijo...

Y como le oi hablar de mi , pues aqui estoy, jajajaja
Hola chicos, primero, gracias por las felicitaciones Isabella, cariño tu tenias que haber conseguido el primer puesto mi vida, por que tu os es tan profundo, me encanta, ya lo habia leido en el blog de Michelle, pero es que no pude remediar volverlo a leer, siento todavia las culebrillas en el estomago, por que me duele solo de leerlo.
Segundo, vaya vaya, dicendo por ahi que es mi cumple, no me importa de veras, pero es que no me gusta ser el centro de atencion la verdad, ajjaajajja
y tercero, ¿que tal Sandocan?
me alegra que por fin has sabido en que consiste un oneshoot, jajaja, no es muy original, pero es que estas chicas bloggeras, se inventan unas cositas, jajaajajajja

Besos a los dos y ya saben que les quiero mucho chicos
Irene

Teles dijo...

Hola pequeña!! o quizá ya no tan pequeña ;-P...felicidades nena ;-) y felicidades también para Irene!!

Lo he vuelto a leer y no me canso de hacerlo. Me encanta.
He estado reflexionando sobre el personaje de Tanya (como se nota que estoy de vacaciones y mis preocupaciones son así de triviales)....
"Tanya ha vuelto"
No hay nada peor que eso :-D
Mil besos Is
T.