Nuestro aquelarre

4 de mayo de 2010

X.O.




Seth no quería hacerlo pero era su deber. Era necesario que fuera al famoso internadito de niños que juegan a ser hechiceros sin llegarle a los talones a Harry Potter (no, no existe Harry Potter). Las que en realidad mandan ahí siempre son las sacerdotisas y los hombres la mayoría de las veces no son más que un vil adorno, un artificio para representar un falso patriarcado.



Cuando Seth llego a la casa no encontró más que esta carta:






James:


Para cuando leas esto sabrás lo que ha sucedido. Es triste pero el clan ha decidido que nos separemos y no nos queda más que obedecer. Me duele, por sobre todo, el hecho de tener que irme… Lejos a un lugar donde no me encontraras. Por supuesto que veremos a vernos pero no por ahora, no a menos que desee la muerte.


Tu deber por ahora es infiltrarte en el internado y sacarle toda la información que puedas a la tal Carolina, mientras tanto yo te esperare.


Me dijeron que solo nos comunicaremos por cartas asi que espero la tuya, la espero con ansia porque aun no me voy y ya te extraño.


Recuerda que te amo…


Emma.









Y ella afloro en el miles de emociones. Estaba molesto, molesto de que los Venture lo utilizaran a su antojo ¡eso era injusto! Injusto y además de todo algo muy utópico porque el tenia 120 años y no 10 como para que le dijeran todos lo que debía hacer.



Los Venture eran unos estúpidos porque la estaban separando de Emma, el amor de su vida, de su chica. Y… ¿con que derecho? Si ellos no eran más que unos viejos enceguecidos por el poder.



Sin ánimo asistió al ritual del aquelarre de Carolina… sin verla mucho y para cuando termino ya estaba de cierta forma obligado a ir al X.O. y mientras conducía hacia el famoso antro snob de la ciudad su mente comenzó a revolotear…



Para cuando entro al lugar y vio a Carolina Patiño, a su enemiga tal cual una diosa con sus cabellos revueltos bailando en la pista, siendo el centro de atención con aquel vestido suyo que le quedaba como guante, dejando ver cada una de las líneas de su cuerpo, alegre se molesto.



Se molesto con ella porque en primer lugar le recordaba un poco a Emma con esos aires de "que bella soy" "mírenme todos al entrar" y la odio por que le gustaba.



No era solo su olor sino que le encantaba. Tenía el cuerpo bien torneado, los labios rojos prominentes, la sonrisa de comercial, los ojos llenos de seducción ¡qué va! Ella lo tenía todo.



Y estaba ahí, frente al… de cierto modo retándolo. Sabiendo lo irresistible que le resultaba.



-hola-dijo acercándose a él de forma peligrosa-¿bailas?



El sabía lo que se suponía que debía hacer en ese momento, en ese momento para complacer a los Venture (y asi mismo, a sus deseos físicos) tenía que acercarse a ella aun mas, seductor y decir algo como "me encantaría" después bailarían la mayor parte de la noche y la seduciría de tal manera que ella caería rendida a sus pies… eso era lo que debía hacer… lo que deseaba…



-no lo creo.



Respondió frio. ¿Acaso ella pensaba que ganaría? El estaba enojado por lo sucedido con Emma y si bien sabía en el fondo que Carolina no era la culpable era a quien él había elegido para culpar.



Porque estaba ahí tal cual sirena, seduciéndolo con todo, sin pensar en nada.



Carolina intenta ocultar su gesto de decepción en cuanto le contesto pero no iba a ganarle ¡no señor! Ella jamás había sido menospreciada en toda su vida y esta no sería la excepción.



"lo lamento mucho"-pensó-"pero tú y yo bailaremos Seth, bailaremos toda la noche".



-¿bailas?



Volvió a repetir ella como si no lo hubiera escuchado.



Este suspiro resignado y la tomo de la mano para ir a la pista.



En la pista sonaban por lo alto una canción electrónica "go all the way" y al parecer a Carolina le encantaba porque mientras bailaban ella coreaba la canción completa.



Sus cuerpos estaban muy juntos y mientras todos los chicos hicieron un círculo alrededor de ellos, admirados por lo bien que bailaban y lo genial que se veían juntos como pareja ellos sentían la tensión… Lo que sus cuerpos les pedían.



Una canción… Otra… Y otra...  Y la noche no parecía tener fin.

2 comentarios:

KARLA CULLEN , LA DECIMA CULLEN REGRESA dijo...

si si conozco a claro de luna//luna obscura por que,me encanto el capitulo

Beu De Spunk Morita dijo...

¿Qué? Harry Potter no existe?! o___Ô!!

jajajajaja XD

Bailando hasta que el cuerpo aguante... :D