Nuestro aquelarre

20 de mayo de 2010

El Primer Beso


Pero mi vida distanciaba mucho de un cuento de hadas, era lindo, estar con Seth y alejarnos de la realidad pero al final siempre caía en ella, no podía evitarlo.




Lo supe cuanto baje de su coche y abrí la puerta de mi casa, porque mis padres ya me esperaban en la sala con cara de "tenemos que hablar ahora mismo jovencita" ¿Por qué? Aunque después de la nochecita que había pasado no era tan malo…


-¿Dónde has estado Carolina?-mi padre Mateo fue el primero en chistar-¿Dónde?-.


-estábamos preocupados por ti-replico entonces mi madre-podrías haber avisado-.


-bueno…


-¿bueno que?-me interrumpió mi papá-¿tienes alguna buena excusa cuando menos?


¿Qué se suponía que les dijera a mis padres?


Eh… pues es que anoche, en el antro comencé a bailar con Seth y cuando él se fue ya no encontré Gonzalo, fui a buscarlo y resulto que el muy idiota estaba revolcándose con Lucía en el baño, al parecer ya tiene rato que lo hacen. Me sentí tan mal que Salí corriendo de ahí, sin saber adónde iba siquiera y me encontré con Seth, el me detuvo porque estaba muy alterada y me pregunto adonde quería ir y yo le dije que no a mi casa asi que me llevo a la suya. Ahí, me hizo ver muchas cosas de mí que yo ya sabía pero me daba miedo aceptar y termine perdiendo mi virginidad. El problema ahora es que el es un Tremeré y la abuela me degollara si sabe que estamos juntos, a por cierto ustedes no conocen a Seth porque yo apenas llevo unas 30 horas de conocerlo pero es tan guapo, tan especial… y me ayudo tanto anoche que si, decidí hacerlo con él.


No podía decir eso. No por temor, ya que sabía que si bien mi papá estaría molesto y mi mamá impresionada más que nada se les pasaría (a mi mamá cuando bebiera su "copita" de al medio día y a papá con el tiempo).


Simplemente no quería decirles porque todo era aun muy prematuro y no quería dar explicaciones más que nada.


-dormí en casa de una amiga-les mentí-tenía problemas con mis poderes y no quería venir a casa-.


Los dos se calmaron al instante. En primer lugar porque me creyeron tan rápido como la mentira salió de mi boca, no es que fueran estúpidos sino que confiaban plenamente en mí.


-bueno, la próxima vez nos avisas-contesto mi papá-una llamada será suficiente para que…


-lo sé.


-lo importante es que está bien-contrario mi madre al momento que me llenaba de besos el rostro-no fuimos los únicos preocupados princesa-me dijo mi madre mientras sus ojos marrones me traspasaban-Gonzalo estuvo aquí toda la noche y salió a buscarte, de verdad que ese chico vale oro, es tan lindo-.


Normalmente solía estar contenta cuando ella hacia ese tipo de comentarios pero no hoy, no después de lo que vi la noche anterior.


-princesa-oí la voz de Gonzalo conforme abría la puerta, llamándome-¡estás aquí!-.


En cuanto entro retiro a mi madre y me envolvió en sus brazos posesivamente.


Por dentro gritaba ¿Qué tan estúpido podía ser el chico? Quiero decir, llevaba la misma ropa que anoche, y estaba que apestaba a el perfume de Lucía (claro que ella y yo usábamos el mismo el oficial de crepúsculo, con lavanda y Fresia) y en ese momento me puse a pensar en todas las veces que estando juntos note que se le pegaba mucho el aroma de mi perfume ¡estúpida de mi! Era la misma fragancia pero de otra procedencia. Nos soy rencorosa pero es que las imágenes no lograban salir de mi mente por más que asi yo lo deseaba se repetían. El besándose con mi mejor amiga en el baño, ¡qué asco! Y todavía me abrazaba el muy hipócrita y fingía que era el novio perfecto.


Creo que lo que más odiaba de todo era el hecho de que me hubiera engañado tanto tiempo. Quiero decir el ni siquiera la amaba, solo buscaba sexo y diversión. Si eso quería, si estaba tan necesitado ¿Por qué no me lo dijo? Y pensar que cuando lo encontré estaba dispuesta a tener sexo con el…


Y me estaba abrazando, como siempre, como si fuera el de antes.


Pero no, Gonzalo no era el de antes porque yo estoy segura que aquel chico tímido, que conocí a los 15 años jamás me hubiera engañado, sin importar lo que pasara.


Tenía frente a mí un desconocido y eso dolía porque si bien ya no lo amaba, si ya no sentía lo mismo por él, el recuerdo estaba aun fresco en mi mente, el recuerdo de nuestra primera cita…


Me lo pidió en el colegio, íbamos saliendo del curso para encontrar nuestros dones cuando se me paro enfrente con las mejillas llenas de rubor y me dijo:


-¿quieres ir al cine conmigo, esta noche?


El chico aunque tímido (en ese entonces) era súper guapo, con sus lindos cabellos rubios (si, es rubio por si no lo mencione antes) sus diáfanos y claros ojos azules, tanto como el mar, era alto, más que Seth de hecho y con unos músculos que en aquel entonces, a sus 16 años apenas se desarrollaban. Además de todo tenia carro (el altima) y me gustaba desde, vale, desde que lo vi por primera vez.


Asentí intentando ocultar mi sonrisa. Sus ojos brillaban con intensidad de la emoción cuando aclaramos los detalles y concertamos la cita. Y bueno, toda la tarde estuve súper nerviosa. No sabía que esperar. Me puse una falda de mezclilla con pliegues (mi favorita), una blusa blanca de tirantes y un suéter rojo de botones (dicen que ese color es el que mejor me sienta) y lo espera ansiosa. Cuando llego y toco la puerta sentí que mi corazón iba a explotar.


Llevaba puestos unos pantalones negros de vestir y una camisa azul cielo de botones (el uniforme del internado) y estaba que mataba porque el azul de la camisa resaltaba sus hermosos ojos y sus cabellos dorados resplandecían contra la luz del sol a la hora del crepúsculo. Paso rápidamente a conocer a mis padres y subimos a su coche.


La cita fue muy bien aunque discutimos a la hora de elegir la película.


-¿Por qué no quieres ver Crepúsculo?


Me pregunto sin entender.


-mira como la anuncian-intente explicarle señalando el cartel-una historia de amor prohibido, basado en la novela de Stephanie Meyer-no es mi tipo-.


-¿no quieres ver una historia de amor?


Parecían sorprenderle mis palabras.


-prefiero ver Hacia rutas salvajes-le aclare-que una novela que no me consta está bien adaptada y que tiene llena la sala de fanáticas con playeras de diseños vampíricos que gritan "te amo Edward" mientras sostienen un cartel con la foto del que interpreta al actor principal-hice una mueca-no me emociona mucho ser parte de la bola-.


-está bien-dijo suspirando-dos boletos para hacia rutas salvajes-le pidió al que los vendía-.


La película fue todo un éxito tal como yo esperaba, tal vez no tenia escenas melosas, ni romance pero estaba fenomenal. Salí del cine con una sonrisa en el rostro (a él no le había gustado, aunque fingía que si) y yo pensé que era un chico para mí. En su auto conversamos…


-¿no eres muy romántica verdad?


-¿Por qué lo preguntas?


-bueno…-lo pensó-eres distinta a todas las demás, eso lo note desde el primer día-.


Ya casi llegábamos a mi casa y el tenia la vista fija en el frente, por lo cual no podía ver su expresión.


-no soy tan distinta-rebatí-es solo que…


-sí, lo eres-me corrigió-eres totalmente distinta-.


Suspire, ya lo había arruinado, y es que era una experta en eso, porque antes de esa cita ya había tenido unas 10 al menos y nunca funcionaba, siempre metía la pata. A veces era porque el chico me quería besar y yo no aceptaba, porque no era sumisa y callada, porque era demasiado meditabunda o no parecía feliz, en fin, no sé lo que hacía pero al final de la cita yo no quería volver a ver al chico el tampoco a mí.


Y me decían el típico "no eres tú, soy yo" aunque yo sabía que en realidad ellos querían decir "no soy yo, eres tú" y tenían razón.


-¿eso te molesta?


Me atreví a preguntarle, creyendo saber ya de antemano la respuesta.


-para nada-contesto estacionándose frente a mi casa-no me molesta-me vio a los ojos con intensidad-solo hace que me gustes aun mas-.


-yo… yo te gusto.


Logre tartamudear con la respiración entrecortada.


-Carolina…-dijo mientras se acercaba un poco-eres divertida, mordaz, inteligente, bellísima… ¿Por qué no me habrías de gustar? Eres perfecta, más perfecta de lo que nunca pude imaginar que alguien podría ser-.


Ok yo se que mordaz no es el mejor adjetivo calificativo pero no importaba. El me tenía en una especie de pedestal y eso era lo único en lo que pensaba en ese momento, en que yo le gustaba, en que por primera vez había logrado tener una cita que tuviera un buen desenlace, y era la cita numero 13 (que irónico).


Recordé las citas que no resultaron bien porque no quise que me besaran los chicos porque si ya había esperado hasta los 15 quería que mi primer beso fuera especial.


Y mi espera había terminado, frente a mi tenia al chico que encajaba conmigo, un chico para mí.


-¿en verdad piensas todo eso de mi?


Quise cerciorarme antes de dar el paso y él se acerco aun más.


Vacilo, para que si yo no estaba de acuerdo pudiera quitarme y asi evitarlo pero yo deseaba eso tanto o incluso más que el.


Una sola idea existía en mi mente en ese momento: besar a Gonzalo de la Casa Sola.


Y entonces, cuando cayó en cuenta de que yo también lo quería roso con suavidad sus labios contra los míos, de una forma muy tierna.


-no sabes durante cuánto tiempo quise hacer eso-dijo cuando nos separamos, con su rostro cerca del mío-cuanto espere-.


-te quiero Gonzalo.


Le declare sin poder contenerme.


-¿quieres ser mi novia?


Asentí y nos volvimos a besar lentamente, con dulzura.


-será mejor que entre-dije cuando vi a mi papá encender la luz de la puerta en señal de "estoy aquí y los veo"-ahora-.


El asintió y abrí la puerta, y antes de cerrarla me dijo:


-voy a soñar contigo.


Y entonces el carro arranco.


Ahora esos recuerdos me destrozaban el corazón porque era duro pensar en lo mucho que le quise, dado que en cierto momento pensé hasta en casarme con él y como habían terminado las cosas.


Y estaba ahí, en la sala de mis padres, como si fuera cualquier otro día, abrazándome con fuerza como si de verdad me amara, con el mismo rostro bello, con los mismos intensos ojos azules en los que solía perderme cada vez que me miraba, con su cabello dorado, con esa sonrisa difusa que lo caracterizaba…


Lo único es que ya no era Gonzalo, ya no era mi Gonzalo.
..........................................................................................................
Bueno chicos si la espera valio la pena dejenme sus comentarios y a las fans de Crepúsculo (yo soy una) se que van a odiar al principio a Carolina por comentar eso de la peli pero no se sulfuren que en unos 3 capitulos mas vendra su disculpa ¡no me odien! ya alguien la pondra en su lugar respecto a este tema ¿alguna idea? dejenme sus ideas si quieren... lol

3 comentarios:

LaDy dijo...

isabella no te preocupes la espera si valio la pena , me gusto full este capi ....sige escribiendo q tu historia esta bellisima , Besos

KARLA CULLEN , LA DECIMA CULLEN REGRESA dijo...

ey,genial el capi,sube pronto y mete a Carolina en su lugar jeje

Beu De Spunk Morita dijo...

ja
Te dire que ami me encanto lo que dijo de Crepusculo, no todos aman la saga, por eso existe el equilibro, esta padre.
Sigo leyendo, ese cochino de Gonzalo... grrrr :P