Nuestro aquelarre

16 de mayo de 2010

La Mañana Siguiente



Desperté a la mañana siguiente, un poco confundida. Aun sin abrir los ojos, temiendo que la luz del día me encandilara escuche el motor de un carro y el claxon del mismo y pensé:


"Gonzalo paso por mi".


Pero cuando abrí los ojos me encontré ante la realidad. Estaba recostada en una cama muy bonita, de herrería plateada y cuando me observe de reojo, sin moverme vi sus brazos por sobre mí, entrelazándose en mi pecho y lo recordé todo.


"eres una estúpida Carolina"-me dije a mi misma-"¿Cómo pudiste olvidarlo?".


Y mi vocecita interior tenía toda la razón del mundo ¿Cómo pude olvidar la maravillosa noche que había pasado con Seth?


Las olas de deseo que nos habían envuelto y lo deletéreo de mi nueva relación, porque aunque los Tremeré tenían algo asi como una "alianza" con mi aquelarre, el que gobernaba todo el país lo cierto es que un mestizo nunca era del todo aceptado.


La razón de esto era muy simple y Athena (regularmente llamo a mi abuela por su nombre) me la había explicado hacia ya casi un año:


"es simple Carolina, ellos dicen estar de nuestro lado, dicen ser hechiceros pero no debemos olvidar otra cosa que ellos son: vampiros. Y los vampiros son nuestros enemigos, lo han sido desde el principio de los tiempos y ellos son un amenaza latente. Vienen, se cuelan entre nosotros sin que lo notemos y fingen ser unas pobres víctimas inocentes que no tienen más que buenas intenciones contra nosotros. Te seré sincera al decirte que yo no les creo Carolina"


"pero, abuela… ¿Por qué si tienes tantas dudas reales sobre los Tremeré no rompes la alianza?"


Y Athena soltó una carcajada estruendosa, como si le pregunta algo elemental como la tabla del dos.


"elemental Carolina, si debemos tener a nuestros aliados cerca (dijo aliados porque ella no creía en los amigos, decía que no existían) a nuestros enemigos más"


A ella no le agradaría que Seth y yo estuviéramos juntos ¿Por qué estábamos juntos verdad?


Quiero decir, no esperaba un anillo ni nada pero anoche habían sucedido muchas cosas. Y de cierta forma sentí que estábamos "destinados" el uno para el otro.


Lo mire, revolviéndole los cabellos y el abrió los ojos ipso facto.


-¿dormiste bien?


Forme una sonrisa cuando lo vi a mi lado.


-¿Cómo no hacerlo?


Mi tono de voz era hasta cierto punto insolente pero al no le molesto. Se limito a abrazarme con más fuerza que antes.


Nos levantamos después de un par de minutos. No quería vestirme con el mismo estúpido vestido de la noche anterior asi que tuve que conformarme con una camisa de Seth que con algunos ajustes (tijeras e hilo) parecía ser un vestido sin mangas. El me ofreció un pantalón de mezclilla y una blusa roja que sé, me hubiera quedado muy bien pero rechacé estas prendas diciendo:


-no quiero usar la ropa de Emma.


El no replico. Yo me vestí antes que él y pude, después admirarlo mientras él lo hacía. Seth estaba realmente bien "muy bien" tenia los músculos bien marcados, la piel de ese tono pálido que los resaltaba y yo no me podía decidir si se veía mejor sin ropa o con ella.


Entonces, entre mis fantasías me percate de algo fundamental:


¡La cabecera de la cama estaba rota!


¿Cómo es que eso había sucedido?


-¿Qué te pasa linda?


Seth no parecía preocupado por lo que yo estaba viendo.


-la cabecera…


-¡ah…!-dijo con desdén-supongo que fuimos un poco más intensos de lo que esperabas.


Me ruborice en cuanto me dijo eso…


-¿o sea que tú y yo?


-¿Qué si rompimos la cabecera juntos, anoche?-asentí con un nudo en la garganta-diría que yo fui mas culpable que tú en eso.


-¿pero cómo?


El se inclino y acerco su rostro a mi cuello, exhalando mi aroma. Sentí que todas las terminaciones nerviosas de mi cuerpo se activaron. Sus labios rozaron con suavidad mi clavícula hasta llegar a mi boca.


La necesidad, el deseo… parecían ser más fuertes incluso que ayer. Yo le devolví el beso con algo más que simple ánimo, complacida de que estuviéramos juntos.


Sus manos memorizaron mi rostro mientras yo sentía sus bellos y bien esculpidos músculos con las mías por debajo de su camisa azul cielo. Nuestro mundo estaba explotando de pasión.


Me tiro a la cama y quedo encima mío, aunque no sentía ni un miligramo de su peso sobre mí. Me aferre a su pelo mientras el besaba cada comisura de mis labios.


Le desabroche un botón de su camisa y entonces se alejo, dejándose caer al lado mío, en la cama.


-¿Qué pasa?


Yo necesitaba más, más de Seth, más de su boca, más de sus brazos, más de todo. No me podía dejar asi.


-soy un vampiro Carolina.


Replico serio.


-eso ya lo sé.


Entorne los ojos.


-soy un vampiro.


Me repitió y la idea salto a mi mente de pronto, sin que yo la esperara. ¿Cómo no pensé en eso antes? El era un vampiro y yo era una Hada Obscura, y no cualquier hada, sino la sacerdotisa de mi aquelarre. Entonces para el mí olor… debía de resultar irresistible. Cada segundo, cada vez que el me veía se le debían de presentar unas ganas inconmensurables de morderme, de beber mi sangre.


-¿quieres beberme?


Inquirí.


El se paró de repente, sobresaltado por mi pregunta. Después salió del cuarto obviamente molesto.


¿Qué es lo que había hecho mal? Había sido comprensiva, no le reproche el hecho de que fuera mestizo, me abrí con él, me abrí totalmente… eso era lo que él quería, pero, entonces, ¿Por qué me hacia esto?


Baje, yo también las escaleras y lo vi a él en la cocina sacando las cosas necesarias para hacer un sándwich.


-debes de comer algo-respondió a mis pensamientos sacando el pan de la bolsa-estas muy pálida-.


Ja, ja, que gracioso.


El estaba jugando conmigo, pero eso no iba a ser asi, estaba bien, ella había sentido algo especial la noche anterior, le había entregado su virginidad a él pero eso no significaba que lo amaba, solo por eso ¡no! Últimamente me había convertido, sin notarlo siquiera en el juguetito de todos y ya estaba harta. Seth no iba a poder jugar conmigo ¡no señor!


-asi estoy bien.


Intente sonar lo más seca posible.


El siguió preparando el sándwich de forma casi inconsciente, sin poner atención a como lo hacía porque sus ojos, sus grandes e inexpresivos ojos dorados estaban clavados en mi. Yo no lo veía más que de reojo pero podía sentir el peso de su mirada sobre mi figura, analizando cada uno de mis movimientos.


De pronto sentí una punzada de dolor, una punzada en un lugar privado. No quería parecer débil pero era tan fuerte que me senté en la mesa, para descansar.


-toma-me dijo Seth con voz clara, tendiéndome el plato del sándwich, es lo mejor que puedo hacer-.


-estoy bien asi, enserio.


-comételo-me ordeno con voz fuerte sentándose frente a mi-.


Y lo obedecí.


Le estaba dando la ultima mordida a mi rico sándwich (para ser un vampiro no era tan mal cocinero) cuando me vino otra punzada. Esta vez fue más intensa porque no pude evitar formar un mohín mientras intentaba no quejarme.


-¿Qué…


Iba a preguntar pero se detuvo al ver adonde me llevaba la mano, hacia la parte baja de mi vientre, intentando hacer un punto de presión.


-se te quitara-me informo pesaroso-olvide totalmente que eso te iba a pasar-.


-¿a qué te refieres?


-estuviste con un vampiro-empezó a decir-asi que formaste una conexión pasajera conmigo y tus sensaciones y sentidos se intensificaron, aunque solo serán unas horas y después... tu sabes se te pasara-.


"se te pasara"


Que frio podía ser Seth si se lo proponía. Con esas palabras volvía a jugar conmigo porque el sabia claramente que mientras estuviéramos juntos no se me "pasaría" asi que eso confirmaba mis sospechas. El no sintió nada especial anoche, para él fue solo una noche mas, una de tantas y yo podía vivir con eso. Aunque me dolía el hecho de lo impulsiva que fui, porque durante más de 17 años (el próximo mes cumplía 18) me mantuve intacta, esperando a alguien especial y ahora que lo había hecho resultaba ser un asunto de una sola noche.


Y lo peor del caso es que a pesar de todo no estaba arrepentida, porque él me gustaba, me gustaba más de lo que ningún chico me había llegado a gustar jamás y mi primera vez había sido, incluso, mucho mejor de lo que yo esperaba.


-por supuesto-replique lo más seca posible-será cuestión de tiempo-.


Seth me llevo a mi casa en silencio, en el mazda, un carro que llamaba menos la atención que el Aston Martin de la noche anterior.


-¿Qué tienes?-me pregunto a punto de llegar-estas muy callada-.


-no tengo nada-farfulle-estoy perfectamente bien-.


-supongo que entonces nos veremos pronto-atino a decir formando una de esas sonrisas suyas que me movían el piso-muy pronto-.


-¿seguro?-le cuestione-prensa que esto se me pasaría ya pronto-.


-si-me aseguro-, ya te acostumbraras-.


-¿acostumbrarme?-le pregunte confusa-pero…


-¿Carolina?-de sus labios mi nombre se escuchaba tan bien…-¿creíste que ya no quería verte más? ¿Qué fue algo de una noche?


Su voz tenía un matiz de indignación y baje la mirada, avergonzada conforme asentía.


-escúchame bien-dijo mientras alzaba mi mentón con uno de sus dedos, obligándome a verle al rostro directamente-una cosa es que no pueda comprometerme ahora pero me interesas, me interesas demasiado-.


No pude evitar sonreír como una tonta, y es que sus palabras eran tan sinceras que me apretaban el corazón.


-¿entonces estaremos juntos?-me atreví a cuestionarle, sin saber si me arriesgaba demasiado-.


-no sé que pasara Carolina, pero no deseo separarme de ti.


Ya habíamos llegado a mi casa.


-gracias.


-ahora baja-me pidió con dulzura-ya debes irte-.


-claro…


No quería bajar pero abrí la puerta y antes de cerrarla le dije:


-yo esperare.


y entonces me di la vuelta y camine hacia mi casa.
....................................................................................................


Bueno, las cosas se complican cada vez mas, dejame tu opinion y les recuerdo que para lo del concurso deben ver la convocatoria que esta arriba.

7 comentarios:

LaDy dijo...

woo isabella estas super inspirada ultimamente ....lamento no habete comentado en los capis anteriores .
tu historia esta increible ...la amo encerio .

sandocan en bicicleta dijo...

Es cierto. No puedo recordar que ocurrio, pero aqui estoy. Espero pronto leer como sigue esta historia, mientras me pongo al dia!
regresare sin duda a leerte.
un saludo en la lejania.

irene dijo...

Haber, comentario: me encanta, tus palabritas son autenticas obras de arte, las amo.
Critica: pues ninguna, que podia criticar con lo bien que lo dejas todo.
Sugerencia: facil, no me tengas mucho tiempo esperando lo siguiente, que mi corazoncito duele.
Te quiero mucho, habeis hecho de mi vida un lugar mejor, gracias Isabella.
Primicia, mañana publico el siguiente capi de esperado anochecer.
Y gracias por dar mi direccion a tu gente, eres un amor.

irene dijo...

Por cierto los comentarios los puedes dejar como quieras, largos me encantan, cortos tambien y larguisimos nunca me parecen, asi que no te preocupes y comenta como quieras cariño, que yo encantada siempre.

Elii dijo...

Hiii
Bueno, soy la otra chik k escribe en Amor entre lazos de sangre !!! Grax por pasart por el blog.
Ahora me pongo al corrient con tu historia-la k se ve interesant- XD chao.
CUIDAT !!!
Elii

leire dijo...

Hola preciosa,ley este apitulo y me encanto,pronto me pongo al dia,escribes increiblemente bien, un besito

Beu De Spunk Morita dijo...

uuh y yo que estuve a punto de maldecir al tal Seth :P