Nuestro aquelarre

20 de junio de 2010

Carpe Diem



Ya hacia un mes que Seth y yo jugábamos lo mismo. Ya saben el asunto de besarnos a escondidas, sin que nadie más que nosotros lo supiera. Y llego el momento en el que estaba hastiada de eso.

Estaba hastiada de tener que salir todas las mañanas, como si nada y tener mis 7 minutos en el paraíso con un chico que me dijo que lo que pasaba entre nosotros no era algo de una noche, pero que ni me aclaro que era entonces, ni dejo a su novia.

Asi que ahí, estaba como la otra. Y yo también tenía novio, un novio que me ponía el cuerno con mi mejor amiga pero novio al fin.

Entonces… ¿lo que pasaba entre Seth y yo era un affaire?

Mmm… esa idea no era mucho de mi agrado. Claro que podría aceptarlo, si lo que sucedía entre nosotros era eso podría aceptarlo solo que necesitaba estar segura.

Segura de cuáles eran los limites porque no quería tomar ni que el tomara atribuciones que no fueran al caso.

El problema es que el no parecía interesarse en nada, por las mañanas (que era cuando nos veíamos) a veces ni siquiera hablábamos y nos limitábamos a besarnos, hasta que fuera hora de separarnos.

Pero no, no, y no. Eso no podia seguir asi, ese mismo día iba a poner el limite necesario, a marcar territorio.

-hola Seth-salude sin mucho ánimo al topármelo, cuando iba por la tarde a la "biblioteca"-¿subimos?

Fui directa y el sonrió a lo grande. Aunque creo que tenía una idea muy errónea de lo que yo quería en ese momento.

Cuando llegamos a su cuarto y le bajo el pestillo a la puerta, como de costumbre me prepare para ordenar mis ideas conforme hablaba.

-quiero que hablemos-comencé-hay un par de cosas que me gustaría aclarar y…

Note que su rostro cambiaba, varias emociones cruzaron su cara pero ninguna de ellas era de sorpresa o nada que se le pareciera e intuí, en ese momento que el ya sabía que llegaría el día en que yo querría hablar.

-te escucho.

Dijo con voz suave, atento, animándome a seguir hablando.

-bueno, quiero saber una sola cosa: ¿Qué somos?-hablaba muy rápido, sin darle oportunidad de que me interrumpiera-quiero decir, yo no espero que esto vaya serio y que te cases conmigo ni nada pero me gustaría saber que pasa. Ya sabes, para no equivocarme y tomar alguna atribución que no me corresponda-hice una pequeña pausa, para respirar-y es que siempre me dices cosas como "nos vemos después" ¿Cuándo es después para ti? Porque yo estoy acostumbrada a un orden. Y si lo nuestro no es más que un intercambio de caricias mutuas me gustaría saberlo, me gustaría saberlo ahora para saber exactamente en que me metí, yo no soy ese tipo de chica y…

-shhh…-me calló poniéndome un dedo entre los labios-no te estreses tanto ¿sí? Ya te he dicho que me gustas, mucho, tal vez demasiado y definitivamente no creo que lo nuestro sea un asunto de una noche. He estado… me estoy enamorando de ti Carol.

¿El acababa de decir lo que escuche? ¿Estaba enamorándose de mí? No, no, eso era demasiado bueno para ser verdad.

-Seth, no tienes que mentirme, yo…

-no te estoy mintiendo-rebatió al instante-te digo la verdad Carolina, te amo, te amo más de lo que imagine que podría amar a alguien, si tú me pidieras algo, te lo daría sin importar lo que fuera ¿me entiendes? Estoy dispuesto a hacer todo por ti, todo lo que necesites, todo lo que te haga feliz-.

Entonces me miro a los ojos, con fijeza, y me deje llevar por su mirada, esa mirada perfecta, esa mirada llena de ¿amor? Era posible, ¿Seth me amaba?

Si, por lo visto asi era.

-yo también te amo.

Le confesé de pronto y mis palabras me sorprendieron a mí misma. Nunca había pensado en eso, pero ahora, mis palabras adquirían un sentido especial. Sí, sí, yo amaba a Seth Tremeré, lo amaba más que a nadie.

Y nos quedamos callados por varios minutos el uno frente al otro, con una sonrisa que no nos cavia en la boca.

-supongo que estamos en un punto muerto-dije, rompiendo ese silencio-.

-¿a qué te refieres?

Inquirió sin saber por dónde iba.

-pues tu estas con Emma y yo con Gonzalo.

-¿y eso te importa?

Pregunto, arqueando la ceja.

-bueno, es que no me gusta ser una persona infiel, sin importar lo que sean conmigo-le explique-soy asi-.

-Carolina-pronuncio mi nombre de forma dulce y encantadora, mientras tomaba mi cara entre sus manos-Ellos son nuestro pasado, y no creo que realmente sigamos teniendo una relación con ellos. A mí, lo único que me importa ahora es poder estar contigo, contigo siempre.

Y entonces, una vez más salto una idea mala a mi cabeza.

-eso no puede ser Seth, tu eres un Vampiro Mestizo y yo una Hada Obscura, envejeceré y tu no.

Y un día moriré.

Esas palabras resonaron en mi mente, atormentándome sin medida. No era posible, ahora que descubría que amaba a Seth y que él me correspondía recordaba que mi vida no era por mucho más larga que la de un humano común, que al final dentro de unos 100 años ya sería muy vieja y que él en cambio seguiría tan fresco como el primer día.

-No pienses en eso Carol-me regaño-yo te amo y…

-¿y qué?-dije gritando-seré vieja, seré vieja Seth y eso es algo contra lo que no puedo hacer nada a menos que… que sea como tu-.

Farfulle de pronto.

-¿Qué?-me cuestiono hecho un lio-no sabes lo que hablas Carolina, ser un mestizo no es fácil y…

-vamos Seth-insistí con voz pesarosa-solo tienes que morderme y después, ya veremos, solo muérdeme.

Suplique al momento que me bajaba un poco el cuello de mi suéter canela dejando al descubierto la piel alabastrina de mi garganta, sabiendo que jugaba con el destino.

-Carolina que hagas eso no es seguro-comento acercándose a mi lentamente-no sé si podre detenerme, eres un Hada Obscura y…

-no pienses tanto-lo calle-solo vive el momento, ya sabes "carpe diem"-.

-¿y que pasara si creamos un lazo de sangre que nos una?

Dijo intentando convencerme de que no era lo correcto.

-guau un "lazo de sangre" pero que col suena.

Y entonces sus labios se posaron en mi cuello, deslizándose por el juguetonamente hasta que, luego de un par de segundos sus colmillos relucieron como dos pequeños diamantes que se encajaron en mi piel.

Sentí una pequeña punzada pero ipso facto todo cambio. No creo poder describir con precisión lo que paso pero todo mejoro. Era una sensación de bienestar, de éxtasis, tan buena o tal vez mejor aun que el sexo.

Mi sangre corría de forma vertiginosa por mis venas, acabando en la succión de su boca. Y era tan excitante saber que se alimentaba de mí y que lo estaba disfrutando tanto o más que yo que pensé por un momento que mi mundo iba a explotar de deseo. Del deseo de sangre. Además está el hecho de que como era una neófita en ese asunto de beber y donar sangre estaba creando un fuerte lazo con él, un lazo de sangre como él lo llamo.

Y era todo genial, las sensaciones, la mente en blanco, la forma en que se agudizaron mis sentidos, era lo máximo.

Al final, demasiado rápido a mi parecer se separo de mí, no sin antes deslizar su lengua en mi garganta sobre la mordedura para cerrarla sin problemas.

-guau-atine a decir aun con la adrenalina hasta el tope-.

-lo sé.

Ok, ok, tal vez el no era muy expresivo pero yo lo sabía porque se reflejaba en su cara: le había fascinado morderme.

-¿ahora estamos enlazados?

-sabes que está prohibido que tu y yo tengamos algo ¿no?-asentí-entonces sí, ahora estamos enlazados, y espero que sea asi por siempre-.

Yo sonreí, sintiéndome dichosa al saber que dentro de una semana su veneno se habría expandido por todo mi cuerpo y comenzaría entonces mi transformación, una transformación de solo tres días después de los cuales podría ser una vampira tal como Seth y entonces si estaríamos juntos, por siempre.



Bueno, esta vez no se pueden quejar porque he estado publicando muy rapido, es que ya desarolle en mi mente la historia hasta el final y esta fluyendo facilmente asi que tal vez tenga maraton de capitulos nuevos cada dos dias, o eso espero...

P.d: estoy participando en un concurso de OS con varias chicas (hasta ahora somos 17) espero se pasen por ahi y lean el mio, LEER y les guste, solo hagan clic en leer ¿si? espero sus comentarios, una saludo

3 comentarios:

irene dijo...

hay mi niña Isabella, cariño es que te quedo perfecto, y no me puedo creer que al final el acediera en morderla, y que pasara con sus respectivas parejas, aaaaayyyyyy
que nervios, pero ya era hora de que avanzara seth, se le veia tan cauto, ajajajaj
bueno estupendo y que digas que vas a hace un maraton de capis , pues aqui me tienes saltando como una tonta `por mi cuarto, ajajajaj

te quiere siempre Irene

www.carlirosabelladaps.blogspot.com dijo...

Te quedo de maravilla el capi, y la noticia del maraton me dejo en shock de emocion; que cool no puedo esperar a leer el otro. Y bueno la historia va super interesante continua asi, cuidate besillos...
Att: Diana

Caro♥R dijo...

Hola Isabella!
es la primerz vez que comento =)
ayer empece a leer esta historia y no he podido parar simplemente me encanta :)
Seth es tan...tan el, me encanta :)
no puedo creer que la mordio =O pero bueno me encanta que no de tantos rodeos xD
la historia esta super interesante ya tienes una lectora mas! :)
espero los proxs caps!
besos!