Nuestro aquelarre

22 de agosto de 2010

Develaciones (Dia 5)

Bueno, al fin, este es el final de esta historia. Tengo, la idea de despues de un par de meses volver a escribir un poco sobre Carol y Seth pero aun no sé para cuando, espero les guste como va hasta ahora. ¡gracias a todos por leer esto, la verdad, cuando comencé jamas pensé que llegaria a los 95 seguidores que ahora tengo!

P.d. Si se ponen atentos podran averiguar de que se trata solo recuerden "deseos".



Llegué a casa, al cuarto que llevaba cinco días compartiendo con Seth y que sentía como mi propio hogar.


Vale, tal vez exageraba un poco, porque ese realmente no podría ser mi hogar, no cuando dentro de cuarenta y ocho horas seria un vampiro y no podría encajar más en ese lugar.

La puerta estaba entrecerrada, por lo cual, no necesite girar la perilla, solo abrirla un poco mas y vi algo, algo que no me gusto para nada.

Seth estaba sentado en la silla de la computadora, frente a mí, mirándome de forma directa, como si me estuviera esperando.

—¿Qué paso?-le cuestione sin pensar.

—Tenemos que hablar.

En ese momento, sentí, como un dolor en mi pecho comenzaba a abrirse paso con el de lucia, y, por mucho que me sorprendía, no sentía ni un ápice de seguridad a su lado, no esta vez.

Y, después, con esas palabras con las que me estaba recibiendo no lograba más que aumentar mi mal presentimiento, ese hueco que sentía en el estómago.

"tenemos que hablar"

La famosa frase que todos habíamos usado al menos una vez para decirle al otro que lo que teníamos no estaba funcionando.

—¿Sí? —respondí con un largo suspiro, tensa.

—Veras Carol yo… —y entonces algo en su expresión cambio, como si acabara de percibir algo que no quería que pasara—quiero que vayamos a otro lugar y…

—No—dije firme—lo que quieras decir Seth, dímelo aquí de una vez.

—Bien—suspiro con vehemencia—seré breve. Creo Carol que debemos irnos ya, ahora mismo ¿sabes? He comprado por internet un par de boletos para Venecia, son casi directos, vamos al aeropuerto de aquí y solo haríamos una escala en el D.F ¿te parece?

Estaba anonadada.

—¿era eso lo que me querías decir?

—Si ¿Qué más?

—Está perfecto, solo déjame ir a empacar un par de cosas y…

—¿para qué? —me volvió a preguntar—Asi estas perfecta, solo coge unas fotos o algo y listo.

—James, yo… no puedo…

—¿Cómo que no puedes?

—Necesito despedirme de mis papás, de mis ama…

Me callé, su expresión era mórbida, llena de emociones.

—¿Seth? —lo llamé.

Él no contestaba, solo se limitaba a mirar fijamente hacia la puerta, como si algo, o alguien estuviera a punto de entrar por ahí.

Y asi fue.

—Ya sabes a lo que vengo—fue lo primero que dijo Emma al entrar al cuarto—Asi que, o me dejas hablar o tendré que acecharlos con tal de lograr mi cometido.

—No sé para qué…

— ¿Vienes a hablar con Seth? —lo interrumpí.

—No—negó—Vine, a hablar contigo.

—¿Conmigo?

Mi sorpresa era máxime.

—Si Carolina—mi nombre salió de sus labios, frio, cruel, como golpe—Debes saber, que, mientras Seth se la pasaba aquí contigo, divirtiéndose, yo lo sabía todo, estaba, en el internado de los Venture y las Vistriza esperándolo. Si, asi es niñita, tu solo eras un trabajo que, le encomendaron, los revolcones que se dieron fueron solo parte de ese trato ¿entiendes?

La cabeza me daba vueltas, primero me volví, a ver, a Seth, como esperando que él me lo negara pero estaba tan o más sorprendido que yo. Mientras tanto, Emma, sonreía de oreja a oreja, feliz de lograr su cometido.

No sé cuánto tiempo estuve asi. Cuando acorde me volví y ella ya no estaba, se había ido, triunfante.

—Carol, yo no hice eso, no es como ella te lo cuenta, yo intenté hacer todas las cosas bien—comenzó a disculparse a sí mismo—Ella piensa eso, pero solo porque los Venture no saben nada y menos ella. Pero, aunque al principio fuiste en encargo que no quise realizar, desde la primera vez que te vi… desde el primer roce… yo… yo… te amé, y te amo demasiado…

—Cállate—respondí.

—Carol…

Me suplicó.

—Cállate Seth y déjame hablar. ¿ya te divertiste no? Quiero decir, ambos lo hicimos. Ya nos "revolcamos" como dijo Emma, asi que ¿para qué seguir con esta estupidez? Ya te descubrí Seth, descubrí que me engañaste ¿no? Que me mentiste, que me hiciste pensar que me amabas cuando, en realidad, lo único que pasaba entre ambos es que me usabas.

—De acuerdo—aceptó—Tal vez, yo, fui el culpable de eso pero ¿acaso no me vas a contar que tu también me usaste para convertirte en vampiro?

Sentí la estaca en mi pecho, y sí, ya hacía días que, descubrí, que la única razón por la que mi abuela me dejo tontear con Seth es porque deseaba que yo fuera un vampiro, asi, además de mis dotes de Hada adquiriría unos nuevos pero… ¿entonces?

—Sí, eso hice—no lo negué—tú tienes razón en eso.

Me sentía tan mal, tan débil que no tenía ni las fuerzas para rechazar esa idea. Yo sabía, que lo de mi abuela, fue solo un sueño de ella, porque nunca lo compartió conmigo, al menos no hasta el momento, pero él, en cambio llevaba ya más de un mes ocultándome todo eso, acostándose conmigo sin decir la verdad de nada.

—¿entonces ambos nos engañamos?

—Sí, y ya obtuvimos lo que necesitábamos ¿no? Asi que, por favor, te lo pido Seth ¡déjame en paz!

—¿Se acabó?

—No Seth, no se acabó, porque esto, ni siquiera empezó, tu y yo jamás fuimos nada.

Salí de esa habitación, triste, desolada, con un gran peso dentro mío, un peso, que pensé, nunca se desvanecería. Él y yo, ya habíamos acordado lo que sucedería, pude hablar con las Vistriza y se mostraron más que contentas de tenerme de su lado. Seth se quedaría, un poco más de tiempo en el colegio y luego, se iría lejos con Emma. El trato era simple ambos disfrutamos lo que duró pero ya no podíamos sostenerla más asi que, terminaríamos y pasaría todo a ser solo una utopía.

Conforme me alejaba del colegio, con mi mochila en la espalda y mi dirección fijada en el Colegio de la Noche Obscura (de Vampiros) me di cuenta de lo que había pasado en realidad: mi sueño, toda la vida que me había imaginado junto a Seth no era más que eso, un sueño, porque al final, yo no fui para él lo que él para mí, porque nunca fuimos nada, porque, sin saberlo caí en las redes de todos a mi alrededor y fui la más estúpida de todas.

Demonios, yo lo amaba, lo amaba demasiado, con todo mi corazón, y me creí cada palabra, cada beso, cada caricia… ¡todo! Y podría insultarlo, soltar todas las maldiciones que conocía, sacar esos reclamos que me carcomían por dentro pero ya era suficiente ¿para qué seguir con esto?

Me marchaba, como debía de ser, esperando, olvidarlo todo, y poder seguir adelante lo más pronto posible. No tenía el ánimo de ir a ver a mi padre por última vez, no quería mirar atrás.

Solo quería correr, alejarme de ahí, hasta que, en un punto muerto, donde el dolor de mi pecho fuera tan inmenso que no me permitiera respirar, y mis lagrimas terminaran por secarse todo acabara y, pudiera renacer, de esos deseos obscuros que él me dejó.

4 comentarios:

sandocan en bicicleta dijo...

yeah!! ahi pude ver el video de la entrada anterior! quedo fantastico! me encato muy buena la musica y las imagenes!! impresionante! que buena idea la de hacer un video. yo andaba con ganas de musicalizar un poco las letras que escribo.. pero decidi no hacerlo. excelente video. me quede con ganas de mas!
un Honor gigante aparecer en los creditos!! estoy super contento.

un saludo desde la lejania.

..*D!¡ana: dijo...

hoolaa mi sexy Isa, bendicion xD oh!! me quede O.O con el ultimo capi... jeje kelo más :( pero bueno el final estuvo no se intrigante ya que no fue feliz pero tampoco devastador, a fin de cuentas se trato de los deseos ¡wow! bueno.. vi el video te quedo genial.. ahora espero con más ansias la continuación de la historia ...

Cuidate y besillos...
Att:..*D!¡ana.

KARLA CULLEN dijo...

LO AMO MIL GRACIAS POR VOLVER A PUBLICAR...TE ESPERO PRONTO EN MIS BLOGS

malena dijo...

esta genial.un placer saludarte de nuevo,no leemos